Mi?rcoles, 04 de enero de 2006
CIEN A?OS DE LUCHAS OSTEOPATICAS ?
Capitulo 8
Dr. Alain Abehsera

?Este articulo ha sido traducido del ingles al castellano por Itaca Centre de Biodin?mica Craneosacral y Osteopat?a. Debido a la extensi?n del texto original, se ir?n publicando peri?dicamente por partes ordenadas respecto del texto original. Publicaci?n con el permiso del autor (*)?.

Apuesta de Cien D?lares

La delicada ciencia de la osteopat?a, a partir de 1885, engord? mientras engull?a cada vez m?s la anatom?a y el modo tan particular de fisiolog?a de Still. El m?todo se hizo tan sofisticado, tan superficialmente diferente de la curander?a y del ajuste del hueso (?ensalmaci?n?), que Still olvidaba mencionar su contribuci?n. Bastante desafiante, incluso se dispuso a dar cien d?lares al hombre que encontrara quien o qu? habia influido en ?l, en su descubrimiento. ?No era esto algo arrogante??No estaba siendo injusto, incluso mentiroso, considerando que cada pagina de sus libros es hecha del ajuste del hueso y la curander?a?

Still tenia una opini?n diferente sobre el significado de la palabra ?deuda?, en particular esta se refer?a a sus deudas personales. ?l era un hombre pr?ctico. Con su Osteopat?a, pod?a curar enfermedades que otros m?todos nunca hab?an curado. El consigui?, por docenas y centenares, lo que los dem?s hab?an so?ado. Tuvo ?xito donde sus precursores siempre promet?an, pero nunca hab?an entregado. En la medicina, como en el negocio, como en la agricultura, hablan los resultados, no las teor?as. Still era eficaz, hab?a salvado vidas. ?No era prueba suficiente de que su proyecto era diferente al de los dem?s y que este merec?a un nombre diferente?

Muchos estar?an tentados a decir: ?justamente Drew!. Yo lo estar?a. Drew era como le llamaban su familia y sus amigos. Y, hoy, no podemos evitar pensar en la familia y amigos de este hombre excepcional.

D?jenme ser justo, pese a todo. Still no se separaba del pasado con facilidad. No buscaba su gloria personal. Nunca pens? en llamar a su descubrimiento ?la t?cnica de Still? como muchos hicieron y siguen haciendo. ?l hab?a descubierto la medicina pensada por Dios. La utilizaci?n de su nombre habr?a sido una blasfemia. Hasta 1890, Still se llamaba a s? mismo, ?hipnotizador? o ?ensalmador? como dan fe sus tarjetas de visitas y placas profesionales. Alrededor de 1885, parece haber inventado el termino ?osteopat?a?, pero no se atrevi? a utilizarlo, ya que habr?a supuesto cortar, para siempre, el cord?n umbilical con la medicina, la cirug?a, la curander?a y el ajuste del hueso (?ensalmaci?n?). Durante cuatro a?os, este hombre cuidadoso se pregunt? si ?l hacia algo realmente diferente de lo que los precursores hab?an hecho. ?l pod?a ver que curaba como un ensalmador y un cirujano, y pensaba como un curandero y un medico. Pod?a ver que el era tanto diferente como id?ntico. Alrededor de 1890, impresionado, no tanto por sus ?nuevos? principios, sino por los resultados cl?nicos que obten?a, dio el salto y se llam? ?osteopata?. Ese a?o, Still mat? y enterr? a sus padres. Tan a conciencia que ?l llam? a la osteopat?a una ?revelaci?n?, con un precio de cien d?lares para el detective que descubriera el secreto.

Nosotros deber?amos decir la verdad ahora. La osteopat?a naci? de un c?ctel, a partes iguales, de los principios y la practica de la medicina, cirug?a, ajuste del hueso (?ensalmaci?n?) y la curander?a.

Desintegraci?n

Cuando el maestro muri?, los principios y la practica que ?l hab?a fusionado en su cabeza y sus manos se desintegraron en sus partes iniciales. La Osteopat?a americana hered?, en mayor parte, la medicina y la cirug?a, sazonada por las dosis infinitesimales del ajuste del hueso y la curander?a. Nadie deber?a negar el derecho de los DO americanos a llamarse oste?patas, aunque ellos apenas manipulen. ?No usan m?s del cincuenta por ciento de los ingredientes que Still utilizaba cuando cocin? la Osteopat?a?

El resto, unos pocos americanos y todos los europeos, se dividen en dos campos que se llamaron ?estructurales? y ?funcionales?, o, en su forma moderna, ?aquellos que empujan? y ?craneales?.

Detr?s de todos estos nombres, f?cilmente podemos reconocer viejas pr?cticas m?dicas, que fueron enterradas con Still y sus embarazosas tarjetas de visita.
Los sucesores de Still se apresuraron a enterrar a su padre. Hab?a mucha fastuosidad y muchas l?grimas. Cantaron la canci?n favorita de Still, ?Oh Happy Day?. Erigieron estatuas. Estaban realmente conmovidos. Pero un a?o despu?s de su muerte, sus miedos emergieron. El comit? de la ASO apart? de todas sus funciones a Carlos Still, el ultimo hijo implicado en los asuntos de la escuela. El padre hab?a muerto de una muerte natural y ahora ?l era asesinado. Orgulloso de su nuevo doctorado, los sucesores de Still limpiaron la profesi?n de cualquiera de los vestigios de la curander?a y el ajuste del hueso (?ensalmaci?n?). Y, hasta este d?a, nada puede exasperar tanto a un oste?pata ? quien ha estudiado cinco o diez a?os _ como que lo comparen con curanderos y ensalmadores que nunca han estudiado.


(*) DO. Alain Abehsera ? www.connective.org . Este art?culo se publica para su libre difusi?n con el permiso del autor siempre que se cite la propiedad del mismo y las referencias al documento original en ingles disponible en su Web site. Itaca Centre de Biodin?mica Craneosacral y Osteopat?a, ha promovido esta traducci?n al castellano en inter?s de la comunidad terap?utica hispano parlante. Traducci?n a cargo de Silvia Marco Peris..
Publicado por incoming404 @ 18:07
Comentarios (0)
Comentarios