Martes, 13 de diciembre de 2005
CIEN A?OS DE LUCHAS OSTEOPATICAS ?
Capitulo 7
Dr. Alain Abehsera

?Este articulo ha sido traducido del ingles al castellano por Itaca Centre de Biodin?mica Craneosacral y Osteopat?a. Debido a la extensi?n del texto original, se ir?n publicando peri?dicamente por partes ordenadas respecto del texto original. Publicaci?n con el permiso del autor (*)?.



Excalibur

A las 10:30, AT Still levant? la vista y vio su pasado, su presente y su futuro plasmarse en una simple esmeralda. Todas sus experiencias, sus amores, aficiones y esperanzas, su fe y sus enga?os se hicieron uno. El lo vio y nadie puede decir lo que el vio. Trat? de contarlo y, muchos a?os mas tarde, solo podemos que tratar de contarlo.

El Ingeniero que hab?a en ?l vio la maquina mas perfecta. El Agricultor vio los Campos de la vida repletos de la cosecha m?s rica. El Predicador vio la gracia de Dios. El Fil?sofo vio el significado del Universo. El Medico, el Cirujano, el Ensalmador y el Curandero vieron la salud en su gloria y la enfermedad en sus mismas ra?ces. Cada uno vio muchas otras cosas extraordinarias..

El curandero vio que las Mareas disformes con las que ?l hab?a trabajado se convert?an en ?rganos cuidadosamente formados, cristales l?quidos tallados del Fluido. Vio cada tejido palpitar con cada latido del coraz?n, llen?ndose de la Bondad. ?l pod?a tocar con sus ojos, los ritmos del fluido. Vio el cord?n umbilical de cada ?rgano, hueso y tejido, trayendo abundancia. El curandero vio todo esto, y mas, y entendi? porqu? ?l hab?a tenido ?xito y porque hab?a fallado.

El ensalmador abri? los ojos y vio que los huesos dif?ciles con los que hab?a trabajado se convert?an en una arcilla suave y hermosa, impregnada de inteligencia, la misma arcilla que Dios utiliz? para hacer a Ad?n. ?l pod?a verlo respirar y latir. Inmediatamente entendi? que esa arcilla era irrompible, que al instante reparar?a cualquier violencia que le fuera causada. En ese momento comprendi? que no ser?a nunca m?s un ensalmador corriente, ya que todos los tejidos hab?an sido hechos de aquella arcilla y pod?an ser ajustados, esculpidos y moldeados.

El medico que hab?a en el vio las medicinas, millones de estas, de todos los colores y formas. No estaban en ?reas distantes o almacenes oscuros sino dentro del cuerpo, ordenadas sobre bandas transportadoras, listas para moverse. Pod?a ver que la maquina despu?s de trabajar se queda como nueva al verter estas medicinas sobre las zonas gastadas. Estos eran remedios divinos, que ol?an y parec?an tan buenos y puros como la lavanda, el tomillo y la savia, gratis para todos.

El cirujano abri? los ojos y vio el Cuchillo de Dios, la espada divina, Excalibur. Lo vio penetrar en los tejidos y reparar, sustraer, cortar, vaciar, drenar y coser, sin ninguna cicatriz, sin sangre. Que maravilloso, pens?, si yo pudiera tener aquella Espada.

Antes de que la visi?n se terminara, el ni?o asustado que hab?a en ?l, oy? la Voz y vio el Dedo. Este le habl? y le se?al?. De repente sinti? su mente afilada como un cuchillo. Sus ojos fueron deslumbrados por el acero, el mismo acero de su nombre. Cuando los abri? de nuevo, vio que su alma se hab?a convertido en espada, profundamente clavada en la roca de su cuerpo. La Voz habl? y dijo: lev?ntala, ya que solamente t? puedes liberarla de los apretones de tu carne. Con tu mente afilada, abrir?s, repararas, renovaras, drenaras, cortaras y coser?s, sin derramar nunca la sangre inocente.

AT Still se despert? de la visi?n confuso y deslumbrado. Otros hab?an visto y hab?an hablado sobre estas visiones antes que el. A curanderos, ensalmadores, m?dicos, todos los hombres de buena fe, les hab?an sido reveladas las partes del rompecabezas. Unos hab?an visto el Fluido, otros la Maquina y otros sin embargo, las Medicinas o el ?Cuchillo?. Pero ?l hab?a visto ?el todo?. El fue el primero, en la historia de la Humanidad, en ver la Maquina y las pistas del ingeniero, el Campo y el Agricultor, los Proyectos y el Arquitecto. Andrew hab?a subido al Monte Sinai y hab?a tra?do a su vuelta la ley de la Medicina, la ley de la vida y la muerte. ?l, al igual que Mois?s, tenia que salvar a toda la Humanidad, negra, amarilla y blanca, de la esclavitud de la enfermedad.

Buenas noticias para los tejidos

La visi?n se termino, pero nunca dej? a Still. Lo que ocurri? el 22 de Junio era solamente el principio de una larga ?revelaci?n? que duro m?s de 20 a?os. Sus libros hablan, sin cesar, sobre estas visiones.

Con los a?os, incorpor? el conocimiento cada vez m?s m?dico ? principalmente anatom?a ? a sus intuiciones iniciales. Comenz? con la circulaci?n. La siguiente adicci?n a su modelo inicial fue el sistema nervioso. El ultimo, pero no el menor, la fascia.

No obstante, durante muchos a?os, la curander?a y el ajuste del hueso (?ensalmaci?n?) fertilizaron y lucharon uno contra el otro en su mente, con la anatom?a llamada al rescate de uno o del otro. El sigui? llam?ndose as? mismo ?hipnotizador? y ?ensalmador?, mientras continuaban estas batallas internas. Durante 10 a?os, Still examino las guerras que experimenta la profesi?n Osteop?tica, hoy d?a, en todo el mundo. Examin?, individualmente, el procedimiento de divisi?n que estamos experimentando, en conjunto. Durante a?os, su curander?a, su ajuste del hueso (?ensalmaci?n?), su medicina y cirug?a tiraron y estiraron su alma.

Finalmente, creo una osteopat?a que, a ojos del observador externo, se parec?a al ajuste del hueso. Ahora le llamamos t?cnica ?estructural?. Es r?pida, poderosa, a veces ?dolorosa?. Pero para el observador interno, se parecer?a al trabajo ?funcional?. Un visitante, dentro del cuerpo de los pacientes de Still, habr?a sentido que las manos del Maestro alcanzan los tejidos m?s profundos.

Un ensalmador por fuera y un curandero por dentro. Esta es la respuesta de Still a los tirones contradictorios y los empujes que hab?an agitado su alma durante tanto tiempo. Esta es su osteopat?a. El curandero hab?a pasado a la clandestinidad y nunca emerger?a de nuevo, o casi nunca. ?Pero cual ser? nuestra respuesta aquellos tirones contradictorios? ?Qu? equilibrio escogeremos?

Durante muchos a?os, decid? parecerme a un curandero para el observador externo. Fiel a mi profesor, sin embargo, yo nunca olvid? a?adir una medida id?ntica de ensalmador, una medida que mis pacientes y yo pod?amos sentir profundamente dentro. Ambos caminos son la osteopat?a pura y buena. Los tratamientos estructurales y funcionales, cuando estos siguen la Regla del Equilibrio, son buenas noticias para todos los tejidos que sufren.

(*) DO. Alain Abehsera ? www.connective.org . Este art?culo se publica para su libre difusi?n con el permiso del autor siempre que se cite la propiedad del mismo y las referencias al documento original en ingles disponible en su Web site. Itaca Centre de Biodin?mica Craneosacral y Osteopat?a, ha promovido esta traducci?n al castellano en inter?s de la comunidad terap?utica hispano parlante. Traducci?n a cargo de Silvia Marco Peris..
Publicado por incoming404 @ 13:47
Comentarios (0)
Comentarios