Viernes, 18 de noviembre de 2005
CIEN A?OS DE LUCHAS OSTEOPATICAS ?
Capitulo 6
Dr. Alain Abehsera

?Este articulo ha sido traducido del ingles al castellano por Itaca Centre de Biodin?mica Craneosacral y Osteopat?a. Debido a la extensi?n del texto original, se ir?n publicando peri?dicamente por partes ordenadas respecto del texto original. Publicaci?n con el permiso del autor (*)?.


La forma de formas.

Para los hipnotizadores, el impulso vital no ten?a ninguna forma exacta o sustancia. ?Acaso no era la forma com?n a todas las formas y la sustancia estaba presente en todas las sustancias? Esto seguramente no pod?a parecerse a nada de lo que nosotros conoc?amos. Los objetos de este mundo son solo sus mascaras
Tuvo que existir alguna sustancia pura, et?rea, inefable.
Still, no se dejaba impresionar por las creencias de sus profesores, le dio forma y textura al Impulso Vital. Le dio al fluido la forma de los ?rganos y los tejidos del cuerpo. La anatom?a se convirti?, para ?l, en la ciencia de las formas y texturas esculpidas del Principio de la Vida. Era divino, ya que describ?a las formas y las relaciones que tomaba el fluido, la sustancia m?s noble del universo, dentro del hombre, el pedazo de vida m?s noble del universo.

Y su mente pod?a tocar aquella anatom?a dondequiera que estuviera. ?La curanderia no le hab?a ense?ado que la mente tenia todo el poder sobre la materia viva??No eran estas una misma cosa? Su mente pod?a tocar la materia viva y ninguna parte del cuerpo estar?a fuera de su alcance, fuera del alcance ? de sus dedos del pensamiento?. La piel, las entra?as y los huesos se mostraban como arcilla que su mente pod?a esculpir.

La curanderia le hab?a ense?ado la existencia de esta arcilla divina, este engrosamiento del fluido, que llamamos ?tejidos humanos?. Los ensalmadores le hab?an ense?ado como trabajar con ello. Con este equipo, las puertas del cuerpo se abrieron de golpe para AT Still. De repente, sinti? que hab?a realizado su sue?o, una ?cirug?a sin bistur?s?, la capacidad de cambiar el interior sin abrir la piel. El pod?a llegar tan hondo como un cirujano. Ahora pod?a eliminar piedras, liberar de obstrucciones el flujo de las arterias, reducir tumores internos sin necesidad de utilizar el bistur?.

Still, aquel d?a de 1874, hab?a utilizado medidas id?nticas de fuerza y pensamiento, donde los ensalmadores hab?an utilizado principalmente la fuerza y los curanderos, principalmente el pensamiento.

Cuando la ciudad de Macon oy? hablar del tratamiento del milagro, otros diecisiete ni?os aquejados de disenter?a fueron llevados ante el. Seg?n afirma Still los curo a todos ellos. Por primera vez en su vida ? posiblemente en la historia de la humanidad occidental ? un hombre, sin otro instrumento que sus manos, hab?a ganado diecisiete batallas sucesivas contra una enfermad infecciosa mortal. Hab?a utilizado los instrumentos que todo el mundo hab?a utilizado antes, pero hab?a cambiado las motivaciones que mueven los instrumentos. Sus manos hab?an dejado de ser los martillos que aporrean al paciente, estas se convirtieron en la prolongaci?n exacta de su pensamiento. Pod?a llegar tan profundo como su mente pod?a visualizar.

La Visi?n

El d?a 22 de Junio de 1874, a las 10:30 de la ma?ana, lo que hab?a sido una vaga intuici?n abrumo el alma y el cuerpo de AT Still, lo que el llamo ?una revelaci?n?. En un simple minuto, Still sinti? que le revelaron la verdad suprema del universo. Todo se arreglo, su vida pasada y sus cuestionamientos presentes. Durante aquel simple minuto, vio cada pedacito de la naturaleza alrededor y dentro de ?l trabajar como una maquina inmensa y perfecta, produciendo en serie las partes de la Realidad. Vio el orden y el significado por todas partes. Sus ojos no lo pod?an ver, pero su coraz?n pod?a sentir la Presencia. Sabia que el hab?a entrado vivo, en el Taller del Magnifico Arquitecto e Ingeniero del Universo. Still levanto la vista y vio sus mapas del Universo dispuestos sobre mesas inmensas, cada uno tan inmenso como nuestras galaxias. Nadie, (el estaba seguro), hab?a estado donde el estaba en aquel instante. Se sinti? como Colon, ya que estaba divisando un Nuevo Mundo. Tenia que contarlo a la humanidad.

Sobre una de las mesas, pod?a ver los mapas secretos del cuerpo humano. Todo pura anatom?a. Estos eran los proyectos de Dios y esta era su ciencia m?s santa. Still vio la maquina humana produciendo aire y alimento hacia dentro y hacia fuera, movi?ndose as? mismo impecablemente, sus bombas, sus eslabones y ruedas trabajando a ritmos perfectos, lentos y r?pidos. Mientras observaba, con respeto, sinti? de nuevo la presencia del Ingeniero en la maquina. Parec?a fluir. El reconoci? el Fluido. Hab?a estado all?, todo el tiempo, y nunca lo hab?a visto. Lo vio empapar cada parte de nuestra anatom?a, al igual que el agua dulce empapa la buena tierra. Lo vio fluir en cada esquina, como tantos riachuelos llenos de bienes, de ladrillo y mortero para que todo continuara funcionando seg?n el plan. Casi llego a sentir con sus manos el Flujo. En aquel instante, supo lo que ser?a la osteopat?a. Hasta el d?a en que su alma dejara su cuerpo, sus manos servir?an humildemente a la circulaci?n del Fluido. Estas estar?an all?, por todas partes, para asegurarse de que cada grano de la maquina recibir?a las aguas de la vida. Proclamar?an, por todas partes, la supremac?a de la ley de la Arteria.

Still no vio ninguna enfermedad durante aquel d?a puro. Pero sus causas eran obvias. No pod?a haber ninguna otra raz?n m?s que una suspensi?n del flujo de la Bondad a los tejidos. Era todo tan f?cil de entender. La salud y la enfermedad estaban juntas, a la vez y en el mismo lugar, y sus manos pod?an alcanzarlas.

Dios hab?a dejado el Libro de la Medicina abierto para que lo viera. Pero el m?s simple de los simples podr?a leerlo tambi?n. El ve?a una medicina realmente buena, no una para el rico y el inteligente, no una medicina descrita con nombres latinos y compradas con pedazos de oro. Pura, simple y gratuita.


(*) DO. Alain Abehsera ? www.connective.org . Este art?culo se publica para su libre difusi?n con el permiso del autor siempre que se cite la propiedad del mismo y las referencias al documento original en ingles disponible en su Web site. Itaca Centre de Biodin?mica Craneosacral y Osteopat?a, ha promovido esta traducci?n al castellano en inter?s de la comunidad terap?utica hispano parlante. Traducci?n a cargo de Silvia Marco Peris..
Publicado por incoming404 @ 14:00
Comentarios (1)
Comentarios
Publicado por Anonimo
Jueves, 05 de enero de 2006 | 2:26
g