Mi?rcoles, 16 de noviembre de 2005
CIEN A?OS DE LUCHAS OSTEOPATICAS ?
Capitulo 5
Dr. Alain Abehsera


?Este articulo ha sido traducido del ingles al castellano por Itaca Centre de Biodin?mica Craneosacral y Osteopat?a. Debido a la extensi?n del texto original, se ir?n publicando peri?dicamente por partes ordenadas respecto del texto original. Publicaci?n con el permiso del autor (*)?.


Las calles de Macon

Este hecho ocurri? un d?a de 1874. Still andaba y charlaba con un amigo en una de las calles de Macon. Vieron a lo lejos, una mujer con tres ni?os. Ella era obviamente pobre y sus ni?os sufr?an problemas intestinales (disenter?a). Still tuvo compasi?n y se ofreci? para llevar al ni?o. Espont?neamente comenz? a frotar el estomago y la espalda. Le cautivo la distribuci?n desigual del calor, de ?vitalidad?, entre la espalda y el abdomen del ni?o. Still sinti? ?nudos? y ?golpes? esparcidos por las ?reas calientes y fr?as, como las islas en el mar. Mientras andaba decidio que deber?a hacer algo. En realidad, no hab?a nada que perder. Las medicinas convencionales estaban reservadas para los ricos, y de todos modos eran ineficaces. Ellos solo hac?an del morir un asunto caro.

Los instintos de Still, como curandero, le aconsejaron:?dirige? y ?equilibra? el fluido vital entre tus dedos; dirige el Fluido desde las ?reas calientes a las fr?as. Como ensalmador, sinti? el impulso de aplanar los golpes y desatar los nudos en los m?sculos y los tendones de la espalda y el estomago.

Como medico pens? en las medicinas que el podr?a prescribir.
Como cirujano, no hab?a nada que el pudiera hacer, pero seguramente le habr?a gustado llegar dentro del abdomen y parar los derrames.

Sin embargo, era simple optimismo, ya que la sabia que ninguno, ni el curandero, el ensalmador, el cirujano ni el medico, ten?an nada que ofrecer: El ni?o estaba condenado a morir. Pero no para Andrea Taylor Still quien fue preparado para curar a cualquiera en cualquier lugar de cualquier enfermedad.

En aquel ni?o en particular, durante el oto?o de 1874, Still uni? lo que se hab?a separado. Vio las hinchazones o nudos como obst?culos en los r?os del Principio Vital. Entendi?, a partir de las diferencias de temperatura, que el Fluido no pod?a cruzar, solo, la distancia entre la espalda y la parte delantera. Still decidi? que el Fluido necesitaba un empuje serio, algo que los curanderos no pensar?an. Su masaje elimin? las hinchazones y empujo el Fluido: El ajusto el Impulso Vital, de la misma manera que los ensalmadores hab?an ajustado articulaciones dislocadas. Al final de tratamiento, que no duro m?s que el paseo hacia casa, se equilibro el calor. El Impulso Vital alcanzaba las profundidades del abdomen y la espalda, y la autocuraci?n pod?a proceder. En aquel momento, en el umbral de la casa, Still no era consciente de que ?l realmente hab?a curado ? al ni?o.

Al d?a siguiente el ni?o hab?a dejado de sangrar. Still estaba aturdido. El hab?a hecho lo inconcebible para los m?dicos de su ?poca, curanderos y ensalmadores. Hab?a tra?do violencia al mundo tranquilo de la curander?a y tranquilidad al mundo violento de los ensalmadores. Y produjo medicinas naturales. Still se hab?a atrevido a manipular el principio vital a trav?s del cuerpo, d?ndole ordenes, mientras quitaba todos los obst?culos de su camino. Stll no hab?a esperado solo a que se produjera el equilibrio sino que lo hab?a impuesto.

La primera curaci?n oseteopatica oficial, la propia base de nuestra profesi?n, consisti? en esculpir la distribuci?n del Impulso Vital sobre un ni?o golpeado por la diarrea. Ning?n dolor de espalda, ningunos empujes y ninguna colocaci?n de manos. Ciertamente, muy poco en com?n con la osteopat?a moderna.

?Qu? era tan incomparable en aquel tratamiento? Con un simple amasamiento de los tejidos, el Maestro hab?a obtenido resultados tan buenos como nuestros antibi?ticos modernos. Muchos, antes que Still, hab?an masajeado la espalda y vientre de sus pacientes febriles. Estos hab?an obtenido como mucho, un efecto ?relajante?. Cualquiera que hubiera mirado a Still ese d?a, seguramente no habr?a visto nada en sus nuevos gestos. El, durante diez minutos, hizo un masaje corriente. ?Cu?l fue la diferencia entonces? Yo creo que los gestos eran los mismos, pero las ideas fueron diferentes. El modelo que utilizo hab?a cambiado y esta diferencia salv? al ni?o. Desde aquel d?a, esta ha sido la gran creencia de la osteopat?a., que la inspiraci?n cura tanto como el empuje de las manos.

Ese oto?o de 1874, Still renov? la t?cnica del masaje, la terapia mas antigua del mundo. Su mano y su mente hab?an formado un equipo, y juntos masajearon lo externo y lo profundo. Los osteopatas llaman a esta capacidad, hoy en d?a ?visualizacion?. El cre?a que pod?a ?ver? los ?rganos bajo la piel, permiti?ndole ?mover? el ur?ter, la vejiga o la tripa con las mismas o los mismos movimientos. Debemos tener claro lo que la ?visualizacion? significa para la tradici?n osteop?tica. ?Visualizacion? es creer en la continuidad estricta entre la mente del operador y la materia viva del paciente. Fielmente, Still heredo esta ?vision? de los curanderos, pero el cambio completamente las im?genes que sus profesores hab?an utilizado.

(*) DO. Alain Abehsera ? www.connective.org . Este art?culo se publica para su libre difusi?n con el permiso del autor siempre que se cite la propiedad del mismo y las referencias al documento original en ingles disponible en su Web site. Itaca Centre de Biodin?mica Craneosacral y Osteopat?a, ha promovido esta traducci?n al castellano en inter?s de la comunidad terap?utica hispano parlante. Traducci?n a cargo de Silvia Marco Peris..
Publicado por incoming404 @ 12:41
Comentarios (0)
Comentarios