Jueves, 08 de septiembre de 2005
CIEN A?OS DE LUCHAS OSTEOPATICAS
?
Capitulo 3

Dr. Alain Abehsera


?Este articulo ha sido traducido del ingles al castellano por Itaca Centre de Biodin?mica Craneosacral y Osteopat?a. Debido a la extensi?n del texto original, se ir?n publicando peri?dicamente por partes ordenadas respecto del texto original. Publicaci?n con el permiso del autor (*)?.

Piensa en tus pacientes

Cientos de a?os antes de Still, m?dicos y laicos hab?an desempe?ado la ?curanderia?. Unos la utilizaron como un m?todo puramente m?dico, otros la consideraban una experiencia religiosa. M?dicos famosos ortodoxos la utilizaron. En el siglo XVII por ejemplo, JB Helmont, el ?Hip?crates? de su tiempo, pensaba que era la esencia misma del arte medico. La curandera encontr? su pr?ncipe azul, en el siglo XVIII, en Franz Ant?n Mesmer. El medico austriaco aporto a la ?curandera magn?tica? sus principios caracter?sticos. Despu?s de el, los curanderos se hicieron conocidos como ?imantadotes? o ?hipnotizadores? y, durante muchos a?os, A.T. Still fue uno de ellos. Estudiar los principios y las pr?cticas de Mesmer es, por tanto, estudiar las t?cnicas y las convicciones de Still al principio de su carrera.

Mesmer y, despu?s de el, todos los curanderos, cre?an en la existencia de una fuerza que llena el Universo entero llamada ?Fluido? o ?Impulso Vital?. Todos los objetos y los sujetos de este universo, ?rboles, estrellas, personas y animales, son ?cristales? hechos de aquel Fluido, ya que no hay nada mas, sino aquel Fluido, en toda realidad. Mesmer, inspirado por muchos anteriores a el, describi? las propiedades ?nicas de esta sustancia noble. Primero, el Impulso Vital es auto correctivo, por ejemplo se estabiliza as? mismo cada vez que es desequilibrado. Segundo, el Fluido une a todo lo dem?s, estrellas y plantas a las personas y las personas a otras personas. Esta ?conectividad? explica porque un terapeuta puede tratar a un paciente. Ambos est?n conectados por el Fluido. Tercero, el Fluido fluct?a de forma natural. Todos los objetos de este mundo fluct?an con ?l siguiendo muchos ritmos, lentos y r?pidos. Esto es lo que conocemos como ?mareas de la realidad? y se encuentran absolutamente por todas partes. Dentro del cuerpo, estas pulsaciones causan un hinchaz?n peri?dico y un acortamiento de los tejidos. Siguiendo las indicaciones de Mesmer, los curanderos pondr?an sus manos sobre sus pacientes, o a una peque?a distancia para sentir esas mareas.

Ellos cre?an, y contin?an creyendo, que la salud y la enfermedad dependen de la calidad de la ?circulaci?n? del Fluido Universal en los tejidos. Con sus manos, en consecuencia, ellos ?dirig?an? y ?equilibrar?an? la Sustancia Noble alrededor y dentro de sus pacientes, hasta conseguir el equilibrio.

Para lograr esto, una mano sugerir?a una ?direcci?n? para el fluido. Otra mano ?lo recibir?a? en el lado contrario del cuerpo. No hay ning?n movimiento real de las manos en estos procedimientos, estos son ?pensados? mas que representados, ya que nadie puede forzar el Fluido. Y cuando el fluido llega a las zonas enfermas, se recupera la salud dado que esa sustancia, la m?s noble de todas las sustancias, solo puede traer salud.. Curar a alguien consiste, por lo tanto, en imaginar el Fluido dentro de determinadas partes del cuerpo.

Aqu? descansa el paradigma fundamental de la ?curandera? y, como veremos, de la osteopat?a: no hay ninguna diferencia sustancial entre la Materia y las actividades de la Mente. Pensar es cambiar, f?sicamente, la realidad. Las ultimas dos paginas del ultimo libro de Still, su testamento, hablan magn?ficamente acerca del poder de este encuentro entre la mente y la materia viva.

Los curanderos son aquellos que han acostumbrado su pensamiento a la salud y la enfermedad de la gente. Ellos imaginan a su paciente a trav?s de sus manos, sus ojos y o?dos, alcanzando, capa tras capa, las profundidades del cuerpo.

En lo profundo de los tejidos

Durante muchos a?os, Still experimento, desempe??, la ?hipnotizaci?n?. Se identifico con cada uno de sus principios. Estos eran teol?gicamente exactos y eso es lo que contaba para ?l. Durante carios a?os, ?l se anuncio como un ?hipnotizador?. Hasta el final de su vida profesional, Still continuaba hablando como tal, incluso afirmaba que ?l obten?a su primer diagnostico sobre sus pacientes a partir de su aura. En aquella ?rea indefinida alrededor del cuerpo, el Fluido interno encuentra el Fluido externo, ciertamente, un encuentro muy privilegiado.

Su alumno WG Sutherland, por si mismo curandero, afirmaba que ?l pod?a practicar su ?Extensi?n de V? a unas yardas del cuerpo de sus pacientes. Vemos que tanto Still como Sutherland diagnosticaban y trabajaban de lejos. En la primera osteopat?a, la distancia no era ning?n problema. El cord?n umbilical que sujetaba a los primeros maestros con la curandera era demasiado fuerte.

Still y Sutherland, como todos los otros curanderos, experimentaron la continuidad entre su pensamiento y la materia viva de su paciente. El fundador de los craneales llamo a esta capacidad: ?dedos pensantes?. Daba a entender que nuestros pensamiento tienen ?dedos? lo bastantes fuertes para agarrar y mover la mayor?a de las partes de la realidad, no importa cuan distantes puedan estar. Con sus manos puestas sobre la cabeza, el oste?pata craneal afirma que puede alcanzar los pies. Con esto quiere decir que sus ?dedos del pensamiento? alcanzan y agarran los pies. Del mismo modo que afirma Still que pod?a liberar el ur?ter y los ri?ones, el intestino o el h?gado, con id?nticas presiones de sus manos sobre el abdomen de sus pacientes. La diferencia entre la curaci?n del intestino o del h?gado se encuentra en la visualizaci?n del operador, no en la posici?n de las manos.

En la primera osteopat?a, lo que el ?pensamiento? hace a los tejidos, era tan importante como lo que ?las manos? hac?an. Tanto si el operador presiona los tejidos o no. Lo que verdaderamente cuenta, lo que hace este tratamiento especifico, son sus im?genes internas, su ?visualizaci?n?.

Al igual que hab?an hecho los curanderos durante cientos de a?os antes que ellos, Still y Sutherland sol?an colocar sus manos sobre tejidos y luego ?visualizar?, sincronizar las pulsaciones del Fluido, listo para ?dirigir? y ?equilibrar? las Mareas del Impulso Vital.

No debemos re?rnos de estas palabras e ideas. Ellos est?n lejos de ser simples vestigios del pasado. Los f?sicos contempor?neos llaman hoy d?a, las ?Fluctuaciones del Vac?o (lagunas mentales)?, lo que Mesmer, Still y Sutherland llamaron ?Mareas del Impulso Vital?. Como estudiante de f?sica y osteopat?a, no puedo encontrar la diferencia entre las dos versiones. Nosotros no deber?amos juzgar a la gente por su modo de expresarse. Antiguos y Modernos apuntan a una misma realidad, solo que con palabras diferentes y distintos grados de sofisticaci?n.




(*) DO. Alain Abehsera ? www.connective.org . Este art?culo se publica para su libre difusi?n con el permiso del autor siempre que se cite la propiedad del mismo y las referencias al documento original en ingles disponible en su Web site. Itaca Centre de Biodin?mica Craneosacral y Osteopat?a, ha promovido esta traducci?n al castellano en inter?s de la comunidad terap?utica hispano parlante. Traducci?n a cargo de Silvia Marco Peris..
Publicado por incoming404 @ 14:35
Comentarios (0)
Comentarios