Mi?rcoles, 31 de agosto de 2005
CIEN A?OS DE LUCHAS OSTEOPATICAS
Capitulo 2
Dr. Alain Abehsera


?Este articulo ha sido traducido del ingles al castellano por Itaca Centre de Biodin?mica Craneosacral y Osteopat?a. Debido a la extensi?n del texto original, se ir?n publicando peri?dicamente por partes ordenadas respecto del texto original. Publicaci?n con el permiso del autor (*)?.

El leproso

Desde su origen, los craneales fueron marginados. Durante muchos a?os, sus trabajos fueron reservados para una minor?a selecta. El ?iniciado? y sus asociaciones funcionaron como sociedades secretas. A diferencia de todas las otras ?t?cnicas funcionales? no parece utilizar ninguna fuerza f?sica o fisiol?gica conocida. A diferencia de la osteopat?a com?n, con sus ra?ces s?lidas en las leyes de la f?sica cl?sica, la ?craneal? no ha encontrado, todav?a, su residencia cient?fica oficial. Los m?dicos ?estructurales? la descartan como una t?cnica ineficaz, comercializada por una mezcla demag?gica de misticismo y ciencia.

Los craneales rechazan estas acusaciones. Ellos sienten que son tan ?cient?ficos? como cualquier otro. Consideran la osteopat?a ?estructural? como un dinosaurio sobrante, condenado a desaparecer. Los trust son una violencia impuesta y, como tal, son in?tiles o incluso peligrosos. Para los craneales, el oste?pata no debe hablar a los tejidos. El esta all? para escuchar. Ellos se consideran como los ?nicos terapeutas capaces de o?r, con sus manos, la voz del impulso vital en los tejidos humanos. En paralelo con este lenguaje bastante esot?rico, los craneales desarrollaron, durante a?os, una explicaci?n racional de su propia t?cnica, basada en hechos ?ins?litos? anat?micos y fisiol?gicos. Por el contrario, p. ej., cuando estos no se refieren a las ?dimensiones et?reas? de la realidad, su vocabulario es id?ntico al de la osteopat?a ?estructural?. Su cr?neo biom?trico, por ejemplo, es bastante similar a aquel utilizado en le contexto de la columna vertebral.

Los estructurales no aceptan esta incursi?n en sus principios. A estos les indigna que los craneales empleen t?rminos como la ?inflexi?n lateral? o la ?torsi?n? con respecto a la s?nfisis esfeno basilar. La afirmaci?n adicional de que tales movimientos microm?tricos tienen alguna importancia cl?nica se considera una ridiculez del arte racional de la osteopat?a.

Los radicales de cada campo esperan al d?a en que profesionales y laicos reconozcan el valor de la autentica osteopat?a, enviando al bando vencido a la fosa de la ?medicina alternativa?. Muchos tienen puesta su esperanza en la investigaci?n ?definitiva? cl?nica o sustancial que conducir? a uno de los dos al olvido definitivo o a la gloria. Los oste?patas no se oponen a mostrar su lucha. Escriben art?culos, a veces con biograf?as m?s densas, para demostrar o refutar la realidad del CRI o alg?n otro principio craneal.

El autor cree que esta guerra nunca se terminara poniendo a alguno de los bandos fuera de combate por definici?n hist?rica y medica. ?Estructurales? y ?craneales? est?n aqu? para quedarse. Las dos pr?cticas corresponden a los modelos que claramente plante? Still en sus obras. Simplemente la osteopat?a no puede existir sin esas dos sensibilidades. As? como no puede haber f?sica sin una variante ?estructural? y ?funcional?, p. ej., sin las dos lecturas complementarias de la realidad llamadas f?sica ?cl?sica? y ?qu?ntica?.


Los Cuatro modelos de Still

A.T. Still era un medico autodidacta. Hab?a probado la educaci?n m?dica ordinaria durante unos meses, pero no pod?a soportarla y abandono. Rechazo el sentido de la autoridad y las medicinas, pero mantuvo una fascinaci?n por la ciencia. Y entre todas las ramas de la medicina, consider? la cirug?a como la m?s ?cient?fica?. Su l?gica era impecable: los desgarros deb?an ser suturados, las acumulaciones de pus eliminadas, las obstrucciones abiertas y los derrames atajados. El amor indiscutible de Still por esta l?gica es obvio en su nombre favorito para la osteopat?a: ?cirug?a sin bistur?.

La Medicina y la cirug?a trajeron a la osteopat?a sus convicciones cient?ficas y poco m?s. Still rechazo, obstinadamente, sus medicinas y sus bistur?s, sus hierbas y sus agujas. El dec?a: Primero prueba la cirug?a sin bistur?, y solo alguna vez, la vertiente del bistur?.

Still ten?a buenos fundamentos teol?gicos, cient?ficos y emocionales para rechazar estos procedimientos. Busc? en la medicina lo que su Dios racional hab?a significado para este mundo. ?Era posible?, se pregunt?, ?aquel Dios tenia en mente venenos y bistur?s, cuando El nos dio la capacidad de curar? Dios, si El es bueno, y Still est? convencido de que es bueno, seguramente ha colocado los remedios dentro del cuerpo, justo donde coloco las enfermedades. De igual manera que, seguramente, una medicina divina no deber?a necesitar nada m?s sino el agua dulce, la buena comida, lo que las manos pueden hacer y lo que la boca puede decir.

A finales de los a?os 60, el Fundador sab?a hacia donde se dirig?a: hacia una medicina sin instrumentos. Una medicina del desierto. No siendo un verdadero simpatizante de la psicolog?a y la diet?tica, Still se qued? solo con lo que sus manos pod?an hacer.

En la ?poca de Still, hab?a dos escuelas que no prescrib?an medicinas, hierbas, dietas, ejercicios ni tratamientos psicol?gicos. Eran conocidos como ?curanderos? y ?ensalmadores? y eran accesibles, tanto abiertamente como en secreto, en cada condado y cada ciudad.

Cada disciplina se ocupo de patolog?as diferentes y cada uno ten?a sus pr?cticas y principios distintos. Ten?an de hecho, muy poco en com?n excepto el hecho de que sus manos eran sus ?nicos instrumentos.

">">(*) DO. Alain Abehsera ? www.connective.org . Este articulo se publica para su libre difusi?n con el permiso del autor siempre que se cite la propiedad del mismo y las referencias al documento original en ingles disponible en su web site. Itaca Centre de Biodin?mica Craneosacral y Osteopat?a, ha promovido esta traducci?n al castellano en interes de la comunidad terapeutica hispanoparlante. Traducci?n a cargo de Silvia Marco Peris..span>
Publicado por incoming404 @ 14:24
Comentarios (0)
Comentarios